Close

Not a member yet? Register now and get started.

lock and key

Sign in to your account.

Account Login

Forgot your password?

¿Es la comunicación un problema en la empresa familiar?

29 oct Posted by in Blog | Comments

¿Es la comunicación un problema en la empresa familiar?

La comunicación es la piedra angular de todos los negocios. Transmitir el mensaje de manera fluida y efectiva es de vital importancia para el crecimiento, supervivencia y éxito a largo plazo de cualquier organización, independientemente del tamaño de la misma.

La gestión empresarial moderna exige una comunicación que por encima de todo debe de ser informal y poco jerárquica: rápida, bidireccional y transversal por toda la organización. Una de las cuestiones que más preocupa a todo directivo es la motivación de sus empleados, conseguir que sean mejores y más productivos, que amen su trabajo por encima de todo. Está demostrado que los grandes líderes logran el compromiso de sus trabajadores creando vínculos de comunicación a través de la empresa de arriba abajo, de abajo arriba y de un lado a otro.

Otra de las cuestiones que le debe preocupar a cualquier equipo directivo es la efectividad de sus reuniones. La mayoría de las decisiones estratégicas deben someterse a multitud de revisiones, pues no es un asunto que deba tratase a la ligera. Las revisiones implican intercambios de ideas y discusiones continuas, flexibles y lo más importante, centradas. La dirección de la empresa no puede permitirse el lujo de divagar sin sentido cuando está intentado orientar o determinar el rumbo del negocio.

Pero…¿Qué pasa cuando la dirección de un negocio está en manos de una familia? La comunicación familiar puede suponer tanto el éxito como el fracaso de la empresa, dejando de lado la propia problemática familiar que implica el declive del negocio. Todos sabemos que no seguimos las mismas pautas cuando hablamos entre profesionales que cuando lo hacemos en familia. La familia tiene su propio diccionario, que además, es conocido por todos sus miembros.

Cuando la empresa es familiar y el equipo directivo está formado por los propios miembros de la familia, la familia debe de ser consciente de la importancia que tiene el hecho de mejorar o incluso aprender a comunicarse eficazmente con un padre, un hermano o un primo, que muchas veces no es lo mismo que hacerlo con un abogado, un asesor o un gestor. En las reuniones empresariales y a la vez familiares, no se pueden permitir los reproches pasados y las discusiones eternas e irrespetuosas, porque dicho comportamiento se traduce en un retraso constante de la toma de decisiones empresariales, retraso que muchas veces implica la parálisis y muerte de la propia empresa.

Por otro lado, una familia empresaria que ha conseguido superar sus propias trabas familiares en la comunicación, es casi un éxito asegurado. Las decisiones son rápidas pero también muy meditadas y las relaciones familiares potencian más iniciativas entre los propios miembros del equipo directivo, iniciativas que al final se traducen en oportunidades. Además la armonía familiar se transmite al resto de trabajadores, que acaban formando parte del equipo familiar, auto motivándose, implicándose y rindiendo como un miembro más de la familia.

Aina Pérez Martí – 29/11/2014

 


Leave a comment